News - Petzl ¿The Speed Project? Una loca carrera que une Los Angeles con Las Vegas- Parte II - Petzl España
Buscar
Comunidad News ¿The Speed Project? Una loca carrera que une Los Angeles con Las Vegas- Parte II

¿The Speed Project? Una loca carrera que une Los Angeles con Las Vegas- Parte II

Aquí os presentamos la continuación de la aventura de los French Fraires durante The Speed Project. Una carrera de relevos de 550 kilómetros entre Los Angeles y Las Vegas. Después de haber recorrido el estado de California y sus impresionantes paisajes, ¿conseguirán llegar hasta el final de la aventura y alcanzar la ciudad del vicio?

18 Junio 2019

Carrera nocturna

La segunda noche va a ser dura

Cae la segunda noche, es el instante en el que la carrera cambia de rostro. La tememos menos que la anterior, pero puede ser que nos equivoquemos. Los relevos continúan encadenándose, el cansancio se hace sentir, el temor se hace más evidente y el equipo debe estar atento. La noche va a ser dura. 

The French Fraires- The Speed Project

“Las chicas en plena preparación para el seguimiento de la carrera”

Me acaban de despertar, todo se acelera, ya que me marcho en 25 minutos. Me acabo de despertar y ya toca salir. La noche, el frío y los primeros problemas musculares están ahí. Se trata de un pequeño relevo en entorno urbano, así que salgo en bicicleta junto a Franklin y mi BINDI en la cabeza. Los relevos en Bike and Run permiten ahorrar energías, pero sobre todo, compartir, animarse y así los relevos pasan más fácilmente.

The French Fraires- The Speed Project

“Para los recorridos urbanos, la utilización de la linterna frontal BINDI es suficiente”

The French Fraires- The Speed Project

“Relevo de Bike and Run”

Para las piernas ha sido duro,  pero el relevo ha ido bien. Queda una hora antes de volver a partir para un run de 5 km. Esta vez se trata de una ruta larga y oscura. Cojo la NAO+ para ver mejor y, sobre todo, para que me vean. Sin embargo, este run sin dificultad real me parece que dura una eternidad… Finalmente, doy el relevo y voy a descansar y a comer un poco antes del tramo siguiente. 

Llega el momento de uno de los relevos más difíciles de la carrera

Hay que estar bien preparado para uno de los relevos más difíciles de la carrera: 15 km de carrera, solo, de noche y en medio del desierto, descrito como “con pendientes, difícil, arenoso y fuera de la vista de la furgoneta y de la carretera”. Nos han hablado de la existencia de un paso que nos permitiría dividir el tramo en dos, pero el cambio es arriesgado, ya que la furgo debería permanecer inmovilizada en el lateral de parada de emergencia cuando encontremos el paso por debajo de la autopista. Decidimos intentarlo.

Ahora es mi turno. Empiezo a hundirme en el camino arenoso. Veo dos frontales a 300 metros delante de mí, intento alcanzarlos aumentando mi velocidad, pero sólo avanzo algunos metros… Me giro y no veo ninguna frontal detrás de mí. 

The French Fraires- The Speed Project

“La NAO+, gracias a su potencia de iluminación, permite tener una iluminación suficiente durante la oscura noche en el desierto”​ 

Desde lo alto de las subidas, veo la autopista lejos más abajo. Ya está, estoy solo en el camino, no hay nadie ni por delante ni por detrás, ya no veo ninguna luz. Intento contactar con el equipo por walkie-talkie para evitar el aislamiento, tampoco recibo respuesta. Entonces tomo la decisión de desacelerar para no agotar todas mis energías y ahorrarlas. Enciendo la linterna frontal en potencia máxima, ilumina amplia y claramente delante de mí, lo que representa un auténtico confort y una gran seguridad cuando no podemos encontrar a nadie en medio de la nada.

Me equivoco de camino, tengo dos soluciones: dar marcha atrás, perder el tiempo y correr más tiempo por la arena, o bien tirar millas directamente a través de la hierba, la arena y las rocas en plena temporada de serpientes de cascabel. Me quedan 10 km de los más difíciles para recorrer, no tengo contacto con nadie, la autopista está separada por vallas y alambres de púas y las serpientes no son muy amigas, pero sienten las vibraciones y dispongo de una buena iluminación. Mi decisión está tomada, voy a tirar directamente campo a través. Finalmente, ¡encontré de nuevo el buen camino! 

Todavía sin noticias del equipo

Veo la gran subida ante mí en la oscuridad y todavía no tengo noticias del equipo. Así que no tengo ninguna idea del final del relevo: estará a 1,5 km o bien sólo a medio camino. La subida es dura, pero va bien. Cuando llego a lo alto es un alivio, el equipo llega a la zona para encontrarse conmigo y me anuncian que han conseguido parar la furgoneta y salen a buscar el túnel que permite dividir el relevo en dos. Puedo contar con un poco de apoyo en el último kilómetro, veo las luces de la furgoneta e intento acelerar para no dejar al equipo en esta situación inconfortable. Me dirijo hacia ellos, pero todavía no han encontrado el paso, ralentizo y rastreo la zona con mi linterna frontal, ilumina cada piedra, cada tramo de arena y, finalmente, consigo encontrar a lo lejos el túnel que está en un hueco. Consigo indicarles dónde está y conseguimos encontrarnos para poder pasar el relevo.

El cartel mítico y tan esperado se acerca

El sol se levanta en 20 minutos, pasamos frío y la parte más dura. Sólo nos quedan ya 200 km, vamos a ir hasta el final sea como sea. Los kilómetros disminuyen a simple vista, el signo mítico y tan esperado se acerca.
El cartel “The Fabulous Las Vegas” está a la vista, dibujamos grandes sonrisas, nos encontramos con las chicas que nos animan, nos besan y nos felicitan. Celebramos el fin de la aventura después de 45 horas y 52 minutos de carrera.

The French Fraires- The Speed Project

“El equipo al completo después de haber pasado la línea de meta”

News relacionadas