News - Petzl Una primera histórica en Patagonia: escalada y vuelo del Cerro Torre - Petzl Other
Buscar
Comunidad News Una primera histórica en Patagonia: escalada y vuelo del Cerro Torre

Una primera histórica en Patagonia: escalada y vuelo del Cerro Torre

Aunque en el Cerro Torre ya ha habido cuatro despegues en parapente, cada vez el piloto había sido colocado en la cima. Los hermanos Pinn hicieron una ascensión por la vía Ragni en 1988 con el objetivo de despegar de la cima, pero no tuvieron suerte con el viento y tuvieron que descender en rápel. Para Fabian Buhl, escalar el Cerro Torre por una vía mítica antes de despegar en parapente de la cima era un desafío histórico que estaba dispuesto afrontar.

9 Abril 2020

Alpinismo

© 2020 - PETZL Distribution -  Sean Villaneuva

Un desafío de escalada y de meteorología

El 31 de diciembre de 2019, me encontré con Colin Haley en Buenos Aires antes de descender El Chaltén en Argentina. Esperábamos realizar una vía excepcional juntos, pero sabíamos que la meteorología no era, por el momento, favorable. Las previsiones indicaban más precipitaciones de las habituales y hasta entonces las condiciones para escalar no habían sido ideales. Patagonia es conocida por su meteorología imprevisible, decidimos de todos modos probar suerte. La única forma de conseguir lo que deseas es ir sobre el terreno, ser optimista y aprovechar cualquier buena ocasión que se presente.

La realidad en El Chaltén puede resultar frustrante: recorrer todas las páginas de meteorología de la tierra 24/24 hasta encontrar la mínima ventana de buen tiempo. Hicimos lo mejor que supimos para permanecer zen y tranquilos. Salvo algunas salidas durante el día, nos pusimos nuestros arneses muy pocas veces durante el mes entero.

Justo antes de mi retorno a Europa, la meteorología mejoró claramente y una ventana de tiempo estable (pero muy frío) se abrió. Debido a que había nevado mucho, las condiciones de escalada no eran las ideales. Después de considerar diferentes posibilidades para alcanzar la cima, me centré en lo que sería un auténtico desafío para mí: escalar la vía Ragni y despegar en parapente de la cima del Cerro Torre. La vía Ragni forma parte de las vías míticas. La escarcha que se forma en esta vía suele ser increíble, las condiciones de hielo pueden ser perfectas o muy difíciles. Pero sin ascensiones esta temporada, las condiciones de la Ragni eran todavía todo un misterio.

© 2020 - PETZL Distribution - Laura Tiefenthaler - Raphaela Haug

Una oportunidad inédita

Esta aventura representaba para mí algo extraordinario para emprender en un marco excepcional. Tenía ganas de formar parte del equipo que realiza la vía por primera vez en la temporada. Llegamos a reunir un grupo de escaladores motivados: Christophe Ogier, JB Tapie, Mathieu Perrussel, Raphaela Haug y Laura Tiefenthaler. Formamos dos cordadas y llegamos rápido a pie de vía. Para abrir esta vía legendaria para la temporada, tuvimos que quitar bastante escarcha. La belleza de la vía me impresionó tanto como la cantidad de escarcha. El resalte principal, un largo casi todo con hielo, estaba recubierto de 20 cm de escharcha y nos requería limpiar bastante.

Avanzamos tranquilamente, pero con seguridad dado el peso de nuestro material. Una vez a pie de la seta cimera, nos enfrentamos a vientos violentos. Así que imposible que pudiéramos volar ese día. Decidí quedarme allí mientras que los demás miembros del equipo avanzaron, ya que algunos no habían llevado material para un vivac. Mi único objetivo: despegar de la cima en parapente. Tendría una mejor ventana de buen tiempo al día siguiente, antes de que el sol no estuviera demasiado alto en el cielo para evitar cualquier problema térmico. Nos preparamos para pasar una noche más bien fría. Escalamos la seta cimera antes del alba, guiados por mi linterna frontal SWIFT. Llegamos justo a tiempo para aprovechar la vista alucinante de la cima mientras que el sol se alzaba. Después de haber estudiado las fotografías de la cima con Rolando Garibotti, tenía una idea bastante clara desde donde había que despegar.

© 2020 - PETZL Distribution - Laura Tiefenthaler - Fabi Buhl

Un vuelo emocionante

Para mi gran sorpresa una vez en lo alto, el viento todavía soplaba fuerte y en la dirección incorrecta. Decidí colocarme cinco metros por debajo de la cima para protegerme y para despegar bajo el viento. Intenté concentrarme y tomar decisiones razonables. Esperé a que bajara el viento para inflar mi vela. Desafortunadamente, se puso un poco de través y tuve que frenar para reajustarla, lo que me dejó casi sin respiración de la impresión. Al final del tercer paso, el terreno tenía más pendiente y salté en mi silla para terminar el despegue – mi vela rozaba ligeramente la pendiente de nieve antes de sobrepasar el borde de la pared donde me encontraba, finalmente, me encontraba cómodamente a 1500 m por encima del vacío.

Mi adrenalina ascendió de golpe después del despegue más bien accidentado. Los paisajes ante mí eran para dejarte sin aliento. Planeé entre los macizos del Fitz Roy y de los Torre. Este instante forma parte de los momentos más mágicos de mi breve carrera de piloto de parapente. Al cabo de 17 minutos de éxtasis, aterricé suavemente en el glaciar y emprendí el regreso a El Chaltén. Caminaba tranquilamente y estaba contento de estar en el pueblo a mediodía para tomarme un buen café. Pensé en mis amigos que debían estar en los rápeles antes del largo regreso a pie.

Despegar en parapente de una cima de este tipo sólo es posible si todo va bien y que la suerte te sonría para que la meteorología y el viento estén de tu lado. Me siento satisfecho de haber vivido esta experiencia: descubrir una vía mítica y la felicidad de un vuelo tan extraordinario.

© 2020 - PETZL Distribution - Laura Tiefenthaler - Fabi Buhl

News relacionadas