News - Petzl Escalar en una tierra de contrastes: Islandia - Petzl Other
Buscar
Comunidad News Escalar en una tierra de contrastes: Islandia

Escalar en una tierra de contrastes: Islandia

En junio del 2016, siete escaladores apasionados, entre los que se encontraban Florence Pinet y Gérôme Pouvreau, partieron rumbo a Islandia, la tierra del fuego y del hielo. Aunque este país de mil colores no es muy conocido por la escalada, este equipo ha encontrado lugares para cortar el aliento. Raphaël Fourau nos explica su expedición.

1 Marzo 2017

Boulder

FourauBloque o vías, Hnappavellir es un terreno de juego que no te lo acabas nunca. Adrien no os dirá lo contrario…

 

El equipo: 

  • Florence Pinet y Gérôme Pouvreau, escaladores del Team Petzl 
  • Raphaël Fourau y Thomas Vialletet, fotógrafos 
  • Adrien Boulon… escalador pero también coordinador, guía, cocinero, piloto, etc.
  • Y finalmente, Danielle Vialletet y Mathieu Menoud

 

La región Reykjavik: ”cascadas, géiseres y acantilados”

Islandia es un terreno de juego muy conocido por los senderistas, surferos, fotógrafos y enamorados de la naturaleza. Sin embargo, muy pocos escaladores se atreven a intentar la aventura. ¿Será por su meteorología imprevisible o por la ausencia de sitios dignos de llamarse de “aventura”? La mejor forma de saberlo por sí mismo es plantarse en el lugar…

Nuestra llegada a Islandia fue como mínimo desconcertante. Partiendo de París en plena noche a las 22.45 h, divisamos las costas islandesas solamente tres horas más tarde, mecidos por una luz irreal. La noche desapareció y no la volvimos a encontrar hasta nuestro retorno. En el mismo instante que pusimos los pies en tierra, nos enteramos de que dos tercios de nuestro equipaje se habían perdido en un fallo espacio-temporal inherente a los viajes low cost.

Albergados por 66° Nord en su base de Reykjavik, los días siguientes se sucedieron al ritmo de las idas y venidas al aeropuerto de Keflavik y descubriendo Reykjavik y sus alrededores: cascadas, géiseres y… acantilados.

VialletetLa impresionante cascada del Gulfoss parece llevarte hacia las entrañas de la isla.

VialletetLupinos (Lupinus polyphyllus)…  tan presentes como los corderos en Islandia. Thomas Vialleret, cautivado por esta flor, la fotografió desde todos los ángulos posibles, ante la impaciencia del resto del equipo.

VialletetJökulsárlón, ¡sólo se puede ver en Islandia! El glaciar libera directamente sus bloques de hielo en el océano.

 

Dirección Hnappavellir: la escalada empieza (finalmente)

Al borde de la depresión nórdica, decidimos tomar la carretera, ¡con o sin equipaje! Dejando de lado las etapas turísticas para focalizarnos en la escalada, nos dirigimos a Hnappavellir, sitio principal de escalada en Islandia.

Pasamos tres horas de ruta enganchados a los cristales del 4x4, absortos por la belleza del paisaje, antes de llegar finalmente a Hnappavellir. Situado en el sur de la isla, al pie del parque natural de Skaftafell, las paredes de escalada se extienden varios kilómetros, atrapadas entre el océano y el glaciar Vatnajökull. La gente local ha organizado todas los servicios necesarios (casitas de madera, lavabos químicos, etc.) para que el lugar sea relativamente confortable. Las vías son esencialmente cortas y de tipo bloque de basalto con una adherencia asombrosa. Una especie de Peak District islandés.

Pasamos varios días en este increíble marco, compartimos momentos con la gente local e intentamos acostumbrarnos a esta escalada exigente. Quedamos con Valdimar Bornjsson y Eyþór Konráðsson, escaladores  apasionados y muy activos. Como poseído por esta energía, Gérôme se anima liberando dos proyectos equipados por Valdimar: «Lundinn» 8b y «Kamarprobbi» 8b+.

VialletetEl sector de Gimluklettur, uno de los más bellos de Hnappavellir, es el primero en el que nos enfocamos. «Lundinn», el proyecto liberado por Gérôme se sitúa en pleno acantilado.

VialletetSe entiende perfectamente que Hnappavellir sea el principal sito de escalada de la isla, aquí sólo se ve la parte visible del iceberg…

Fourau

FourauAdrien y Gérôme en sus respectivos proyectos en Hnappavellir. ¿Quién dijo que la roca islandesa no tenía ningún interés?

 

Vestrahorn : un caos de bloque en el fin del mundo

Descubrimos la continuación del viaje durante una conversación con Eyþór. Nos habló de un sitio de bloque desarrollado con Valdimar: más de doscientos pasajes están ya abiertos y topografiados en un rincón de su cabeza. Ya hemos oído hablar de este sitio de bloque, ¡se trata de de Vestrahorn!

Pronto tomamos la ruta en dirección Höfn, pueblo de pescadores situado en la punta sudeste de Islandia, última muralla de civilización.

Es tarde y estábamos muertos de cansancio, sólo soñábamos con una cama confortable y calentita. Los 4x4 arrancaron a toda velocidad por la pista y después giraron todo recto hacia el océano. Atravesamos una laguna interminable antes de remontar una pista caótica. En la cima de una meseta,  descubrimos finalmente el caos de bloques, inmenso. El sitio es barrido por los vientos, se encuentra arrinconado entre un macizo imponente y el océano que se pierde de vista: esta vez sí que estamos en el fin del mundo. La promesa  de una noche caliente se desvaneció.

Dejamos de lado el cansancio y el frío para pasar la jornada del día siguiente para correr entre los bloques, no sabiendo adónde ir… Florence y Gérôme acabaron por intentar una placa más bien comprometida , que los escaladores islandeses habían dejado de lado. Liberaron «Kosovar productions», 7A+/B. 


VialletetLa bahía de Vestrahorn: surf, caos de bloques y ambiente místico. La leyenda cuenta que es aquí donde los primeros vikingos habrían desembarcado en Islandia… no lo dudamos ni por un segundo.​ 

VialletetEscalada con vistas… al fin del mundo.

FourauUna línea alucinante en una roca increíble, parece como si estuviéramos en la luna. Ninguno de nosotros olvidará este bloque que justificará por sí solo todos nuestros esfuerzos por luchar contra los elementos.

VialletetFlorence aprieta los dientes y se arquea para conseguir el paso delicado de la cima – «Kosovar Productions», 7A+/B. Un highball liberado por nosotros, rastro indiscutible de nuestro paso por el sitio de escalada de Vestrahorn.

 

Los órganos

Antes de subir al avión, fuimos en busca de los órganos basálticos descubiertos por internet antes de nuestra partida. La fotografía había sido realizada accidentalmente por un turista, pero el lugar es desconocido por los escaladores locales. Después de algunas investigaciones, acabamos por encontrar los órganos a algunos kilómetros de Flùdir, un pueblecito conocido por su manantial de agua caliente del que habíamos disfrutado al principio de nuestro viaje. Nada más girarse y Florence y Gérome ya habían liberado una primera línea. Tuvimos el tiempo justo para equipar tres vías evidentes antes de subir al avión. Felices de dejar un rastro de nuestro paso y ¡un nuevo terreno de juego para nuestros amigos islandeses!

FourauLa principal atracción: los órganos islandeses… ¡a ponerse las gafas de 3D!

VialletetGérôme y Florence se lanzan respectivamente a vista y flash, «Ephémère» 7A bien compacto. Así pudimos justificar los kilos de empotradores y otros friends cargados en la mochila de Gé, durante todo el viaje, sin que lo supiera.

Su email no podrá ser visto por los internautas

News relacionadas