News - Petzl Cuando Andrea Base Camp hace una etapa en Manikia... - Petzl Other
Buscar
Comunidad News y vídeos Cuando Andrea Base Camp hace una etapa en Manikia...

Cuando Andrea Base Camp hace una etapa en Manikia...

Andrea Base Camp es un proyecto increíble creado en 2020 por Nina Caprez y su pareja, el fotógrafo Jérémy Bernard. Un camión de 9 toneladas repleto de material de escalada, equipado con una pared desmontable y hecho para tomar cualquier ruta, proporcionar un instante de evasión y compartir momentos alrededor de la escalada. Tras pasar en septiembre por Rumanía, donde Andrea dejó encantada a toda una comunidad de jóvenes escaladores del barrio desfavorecido de Dallas (en la ciudad de Vulcan) durante 10 días, el camión siguió su ruta hacia Grecia. En ruta hacia Manikia, donde Nina se unió al Team Petzl durante 3 semanas. ¿El plan? Descubrir vías, compartir momentos con los habitantes, sesiones de iniciación a la escalada en bloque en el colegio de Konistres y talleres para promocionar el próximo Petzl RocTrip en ese pueblo de la isla de Eubea, que va en camino de convertirse en un prometedor sitio de escalada que respeta el entorno y a sus habitantes. Nina nos cuenta esta experiencia increíblemente intensa.

14 Abril 2022

Escalada

Andrea Base Camp

Háblanos de tu primera visita a Manikia...

Conozco muy bien al grupo de Grenoble que abre las vías en esa zona desde hace 4 años y cada vez que me he cruzado con ellos les brillaban los ojos. Me hablaron de un sitio salvaje con gente muy amable, con paredes por todas partes y que no estaba invadido por turistas. Vamos, mi sueño de escalada... Y me daba un poco de miedo decepcionarme. Con Andrea, tuvimos la suerte de llegar 10 días antes que todos los demás y era exactamente como me lo habían descrito. Manikia es un pueblo pequeñito en un colina y con dos tabernas y una zona preservada, bastante rústico, donde ni uno solo de los 30 habitantes habla inglés y ninguna cara nueva pasa desapercibida. Un verdadero paraíso, con todo equipado y centenas de magníficas vías repartidas en una treintena de zonas al alcance de la mano. Exactamente lo que me gusta: el sitio perfecto a media hora del mar pero con un clima de montaña, un poco difícil.

 

¿Qué te parecieron las vías y la roca?

Son bastante nuevas, calcáreo puro y duro. Es verdad que todo depende de la exposición: en la cara norte hay desplomes con coladas bastante grandes que son diferentes, por ejemplo, de las estalactitas de Kálimnos. En esos desplomes, con formaciones esculpidas muy bonitas, uno tiene la impresión de escalar en 3D como en una cavidad subterránea. En la cara sur se trata más de placas, muros verticales con chorreras, gotas de agua... En cualquier caso, son muros con muchos agarres y con un grado máximo de 8c+.

Andrea Base Camp

¿Cómo recibieron a Andrea en Manikia?

Los habitantes comprenden lo que supone el proyecto de Petzl RocTrip: construir un proyecto en común y desarrollar juntos esta forma de turismo ecológico de escalada. Tras todos estos años, el grupo de equipadores ha entablado una amistad y los habitantes ya están familiarizados con la escalada. El recibimiento fue increíble. Aunque a la mayoría de ellos les cuesta creer que la escalada es un deporte y que se puede dedicar tiempo a escalar e incluso vivir de ello. Allí, la gente se las arregla con muy poco. Manikia es un pueblo de mayores y les encantan los jóvenes. Cuando llegamos Jérémy y yo, dejamos el camión justo debajo de las paredes e íbamos a escalar en bici todos los días. Y ya desde las primeras noches íbamos a dar una vuelta por el pueblo, a veces para buscar algo que cenar. Los habitantes nos prepararon algo (tortilla, patatas fritas y ensalada griega) y nunca nos dejaron pagarles. Solo querían disfrutar de nuestra compañía.

Andrea Base Camp

¿Qué has aportado allí como atleta referente del Team Petzl?

No me ha dado tiempo a abrir una sola vía por lo ocupada que he estado con el programa de creación de contenido para el próximo Petzl RocTrip. Nos grabaron en diferentes talleres: grandes vías, seguridad, rescate, hamaca... Todo muy nuevo para mí. Además de todo lo puramente relacionado con la escalada, se intenta verdaderamente incluir a la comunidad de la zona y compartimos con ellos muchos momentos de su vida diaria, como la recogida de aceitunas o de champiñones. También preparamos platos tradicionales juntos. Ese trabajo en común con la gente es de una extrema importancia. El objetivo es que los griegos, en un futuro, sean los primeros en disfrutar de todo ese desarrollo.

 

¿Cómo se hizo un sitio Andrea en el proyecto Manikia?

En cuanto llegamos, nos pusimos en contacto con Kostas Argiris, de quien nos hablaron los de Petzl. Es un escalador del equipo de rescate y además es apicultor y tiene una tienda pequeñita. Fue nuestro guía y nos hizo descubrir la región. Gracias a él pudimos conocer a otra gente de la zona. Y mostrarles que nos interesaban ellos y sus vidas, que no estábamos allí solo para consumir e irnos. Nos pareció curioso que nadie escalara en ese paraíso de la escalada. Allí, los niños no son muy deportistas. Entonces se nos ocurrió que estaría genial organizar una minisesión de iniciación en el colegio de Konistres. Para que entiendan que es un deporte que pueden practicar y no limitarse a ser espectadores. Pedimos a todos nuestros contactos en la zona que nos ayudaran a preparar este día, al que invitamos también a niños de otros colegios. En total, 150 de ellos pudieron divertirse gracias a Andrea y su pared de escalada. Charlotte Durif y Aymeric Clouet del Team Petzl nos ayudaron a montar nuestro muro en el patio del colegio, instalamos un taller slackline y otro sobre los trabajos verticales y además les pusimos un vídeo sobre lo que se ha hecho hasta el momento. La idea era contribuir de forma concreta e incluyendo a todas las generaciones en el magnífico proyecto Manikia y que los habitantes vean que estamos haciendo cosas y avanzando juntos para construir un futuro.

Andrea Base Camp

¿Y cómo imaginas, precisamente, el futuro de Manikia?

Al revés del de Kálimnos, donde solo se tuvo en cuenta la escalada desde un punto de vista económico, sin preocuparse por sus habitantes o el entorno. Solo vimos en el lugar un paraíso de la escalada al que todo el mundo quería ir de vacaciones para escalar, y hoy se enfrenta a problemas sanitarios importantes. Y no fueron los griegos quienes disfrutaron del boom de la escalada en Kálimnos. La energía de Manikia procede de sus habitantes y por eso habrá formaciones para equipar vías, desarrollar el rescate y diseñar y crear las infraestructuras. La idea es sensibilizar y sobre todo educar para, poco a poco, poner todo en marcha. Y ya hay movimiento: en un año, un habitante del valle ha abierto un bar-pizzería que se ha convertido en el cuartel general de los escaladores. Animamos a los habitantes a participar para hacer de Manikia un lugar atractivo y preservado en el que ir a escalar tenga sentido, que sea positivo para ellos sin dañar los alrededores.

 

 

Para más información, inscríbete gratis y accede a la plataforma del Petzl RocTrip.

Petzl RocTrip Platform