Audrey Gariepy

Petzl team athlete profile

Audrey Gariepy profile - © Cory Richards
Audrey Gariepy profile - © Dan Elridge

Canada

CAN
header
Photo portrait: 
Audrey Gariepy - © Cory Richards
Date de naissance: 
3 September 1979
Lieu de résidence: 
St-Jean-Chrysostome (Quebec)
Formation: 
Profesora de deporte
Statut actuel: 
Encargada de proyectos de “Celtic Reforestation”
Date d'entrée dans le Team Petzl: 
2008

Un estilo de vida absolutamente personal
«Terminé la carrera en 2002 y me convertí en profesora de deporte. Empecé a escalar en mis últimos años de universidad. Al final, estaba tan enganchada al mundo de la escalada que decidí comprarme una furgoneta y lanzarme a la aventura en lugar de buscar trabajo de profesora. Para ganarme la vida y pagarme los viajes durante mi tiempo libre, empecé a trabajar en el bosque, plantando árboles durante el verano. Ya hace ocho años que llevo este estilo de vida. El tiempo va pasando y ahora ya soy encargada. Trabajo con un equipo de 16 plantadores, cada verano durante tres o cuatro meses. Lo mejor es que me queda mucho tiempo libre para dedicarme a lo que más me gusta.»

Colonne gauche

«Con el paso de los años, escalar se ha convertido en mucho más que una afición para mí. Todo lo que hago está relacionado con la escalada: el trabajo de temporada (que elegí para tener más tiempo para escalar), los viajes que he hecho... Ahora mismo me parece imposible imaginarme una vida sin escalada. Pienso que, en la vida, es importante vivir el presente. Evidentemente, todos seremos viejos algún día y también hay que tenerlo en cuenta, pero no podemos dejar que este pensamiento condicione nuestras vidas. La escalada me ayuda a valorar cada pequeño instante y también a centrarme en lo que estoy haciendo. En otoño intento escalar tanto como puedo para recuperar la forma. Luego, cuando llega el invierno, casi siempre vuelvo a las Rocosas canadienses para disfrutar de la larga temporada de escalada en hielo en el corazón de esta increíble cordillera, un auténtico paraíso del hielo.»
 
Otro de los pilares de mi vida
«Es más importante SER que TENER.
Me siento tremendamente feliz pese a no tener muchas posesiones materiales.
Sin contar el material de escalada, claro...»
 
La sensación de estar viva
«Siempre he tenido la necesidad de jugar al aire libre. Cuando era pequeña, mis padres a duras penas podían retenerme dentro de casa, ni siquiera en invierno, con el frío. Cuando empecé a escalar en roca, en 1999, me atrapó enseguida la sensación que me transmitía esa nueva actividad. Estar al aire libre, concentrarse en cada movimiento, ser consciente de todo lo que te rodea... Tengo la sensación de que todo lo que he hecho antes en mi vida me ha ido llevando por el camino de la escalada. Cuando estaba en la universidad, en invierno no me quedaba otra que escalar en el rocódromo. Al principio me gustaba, pero al año siguiente ya tenía necesidad de salir. Por eso, empecé con el hielo, porque así podía combinar mis ganas de escalar con el contacto con la naturaleza durante el largo invierno canadiense. El hielo me atrapó enseguida. Tanto terreno nuevo por explorar y tantas técnicas nuevas por aprender... Me gusta levantarme temprano por la mañana, conducir cuando todavía es oscuro, medio dormida, escuchando música, y empezar la marcha de aproximación con el frontal, contemplando como el sol se alza justo cuando llego a los pies de la vía. En la vida no hay nada que me haga sentir tan viva como la escalada en hielo. Estoy concentrada al máximo del primer movimiento al último, notando los sonidos que producen mis piolets y mis crampones, consciente de todo lo que me rodea. No tengo tiempo de preocuparme por la cena ni cosas por el estilo. De hecho, sé que ni siquiera llegaré a tiempo. Es una sensación agradable e intensa a la vez. Obviamente, cuando me estoy helando de frío en una reunión, suspendida en plena ventisca o cuando la sangre vuelve de repente a los dedos después de un golpe de frío, a veces me pregunto qué es lo que tanto me gusta de este deporte. Luego echo un vistazo a mi alrededor y encuentro la respuesta al instante. En medio de las gigantescas montañas nevadas me siento increíblemente pequeña. Me siento muy afortunada de poder estar ahí y hacer lo que hago.»
 
Plantar un árbol
«Cuando no estoy escalando, me encanta practicar el snowkite, trabajar la madera, leer, ver películas... y comer helados. Sin embargo, la temporada de trabajo también tiene mucha importancia en mi vida. De abril a julio estoy al mando de un equipo de forzudos plantadores y, juntos, plantamos unos 30.000 árboles al día. Las jornadas pueden durar hasta 15 horas, por lo que no tengo ni un minuto para escalar. Aun así, mi trabajo es también una de mis pasiones y me sirve para tomarme un pequeño descanso de la escalada.»
 
Mis lugares favoritos
«Los territorios del norte de Canadá son mi pasión. Allí, la gente está muy orgullosa de su tierra. El tiempo parece que transcurra más despacio y, cuando alguien habla de su tierra, le brillan los ojos. Otro de mis lugares favoritos es Nepal. Los pueblos del valle de Khumbu me marcaron profundamente. Transportan y construyen de todo sólo con las manos. Salen de Lukla y pasan varios días fuera sólo para llevar fruta a sus pueblos. Quedé impresionada por su fuerza mental y física y también por las colosales montañas que les rodean. Otro país realmente increíble es Islandia. Cuando fuimos, Inès Papert y yo tuvimos mucha suerte con el tiempo y pudimos escalar tanto como quisimos. Incluso hicimos 1.000 m de escalada en hielo vertical en un solo día. Sin embargo, si tuviera que elegir un único lugar, seguramente me quedaría con Noruega. Tengo un gran recuerdo del tiempo que pasé allí en febrero de 2008, con Guy Lacelle, Mathieu Audibert, Chris Alstrin y Alex Lavigne. El momento era ideal, con un montón de hielo esperándonos. Bordear los fiordos por la carretera, cruzar los túneles, subir y bajar montañas... Fue una experiencia mágica, en parte gracias a Guy, que nos guió por los mejores lugares y nos contagió su energía positiva. El hielo era espectacular... Creo que incluso abrimos alguna vía (o por lo menos eso pensamos). Pero el viaje fue especial sobre todo por mis compañeros. Ahora mismo, para mí compartir experiencias con las personas adecuadas es más importante que el destino.»

Colonne droite
Diaporama Photos: 
Diaporama Videos: 

 
 
 
 
 
Me acuerdo de...
«En 2003, cuando empecé a trabajar de plantadora de árboles, Guy Lacelle era mi jefe. Así fue como nos conocimos. Trabajar en su equipo fue todo un honor. Cada día se esforzaba al máximo y trataba de dar lo mejor de sí mismo. Sin embargo, no nos exigía a los demás que hiciéramos lo mismo: se limitaba a dar ejemplo y eso bastaba para que todos los miembros del equipo rindiéramos al 100%. Tanto si hacía buen tiempo como si llovía, trabajaba siempre con la misma alegría. Sentía que hacía algo positivo para el planeta, ya que era el responsable de un grupo que cada día plantaba árboles de calidad. Estaba muy orgulloso de lo que hacía y se le notaba. Al invierno siguiente tuve la suerte de conocer a otro Guy, en unas circunstancias totalmente diferentes y en su terreno preferido, la escalada en hielo. También ahí mostraba las mismas virtudes que cuando plantaba árboles, pero en un entorno mucho más distendido. Por entonces yo era una principiante, pero Guy me llevó de la mano y me ayudó a progresar muy deprisa. Nunca me decía directamente lo que tenía que hacer, sino que me explicaba siempre alguna anécdota que me hiciera reflexionar y actuar. Guy fue mi mentor y una fuente de inspiración extraordinaria. Siempre sabía cómo hacer que cada uno sacara lo mejor.»
Guy Lacelle falleció en 2009 en una avalancha en Bozeman
 
 

 

History

Blog
View recent blog entries
Member for
2 years 2 weeks