France

Xavier De Le Rue

Xavier De Le Rue - photo © Xavier De Le Rue
  • 1 Julio 1979
  • Saint Lary (Pirineos franceses)
  • diplomatura en comercio técnico
  • deportista profesional
  • 2008

He tenido la suerte de poder vivir la evolución de mi deporte
«Durante mucho tiempo he sido más conocido por mi carrera y mis títulos en snowboard cross, pero desde hace unos años he tenido la suerte de poder dedicarme a mi pasión de siempre, el freeride con snowboard. Viajo constantemente para rodar diferentes películas. También estoy bastante metido en los circuitos de competición, como el Freeride World Tour. De niño ya me gustaba corretear por la nieve en las estaciones. Y como esa pasión estuvo siempre ahí, la evolución fue de lo más natural. Esta es mi forma de vivir a tope, de disfrutar de la montaña, de viajar y de ampliar horizontes. Y también es mi profesión. Es una vida ideal. Tengo mucha suerte y seguramente debería recordármelo a mí mismo más a menudo. Me encanta la nieve polvo, pero no me gustan las avalanchas. Es un buen punto de partida, pero también plantea sus problemas. Para mí, lo más difícil es ser capaz de evaluar la nieve y las condiciones. Nunca tienes una certeza total. Hay que andarse siempre con mucho cuidado, incluso en los momentos de más euforia. Por definición, la nieve es una materia inestable, imprevisible e inesperada. A veces se parte y no sabemos por qué. Y a veces no se parte y tampoco sabemos por qué. En Petzl me consideran todo un especialista, un experto en avalanchas, pero la nieve nunca será una ciencia exacta. Mi premisa no es que la avalancha puede producirse, sino que va a producirse. Lo poco que sé sobre este tema es fruto de muchos años de observación, de charlas con la gente de los servicios de las pistas, que colocan explosivos cada día, o de hablar horas y horas con guías de alta montaña curtidos en mil batallas.»

Polivalencia
«Cuando no trabajo y no estoy rodando ni en actos públicos me gusta practicar otros deportes por placer, como la escalada o el alpinismo. Me encanta tocar la roca, estar en la montaña. Son momentos únicos para mí, de puro placer, aunque me aportan mucho para la práctica del snowboard. También adoro el surf, es un deporte muy sano, la sensación más pura de deslizamiento... Y en lo que respecta al descenso en bici, para mí no hay actividad más frágil y peligrosa, aunque no está mal sentirse frágil de vez en cuando. En este sentido, es muy útil para tomar consciencia. Todo depende de cómo se practique. Por ejemplo, yo nunca uso los frenos. No me apetece frenar, no me gusta hacer las cosas a medias. Sin embargo, eso implica controlar mucho la actividad. Para asumir tantos riesgos hay que saber anticiparse, tener una gran forma física y una gran lucidez mental a la hora de elegir la ruta, además de saber improvisar de verdad en situaciones de emergencia.»
 
 
Alaska
«Este año he podido apreciar por primera vez las virtudes de Alaska. Ya hace varios años que viajo a Alaska. No me gustan las bases de helicópteros, con su estrés, ni el ambiente «megaenrollado» de algunos de los que se mueven por ahí... Este año he acampado durante dos semanas a 80 km de las primeras bases humanas, lejos de todo, y he aprendido a apreciar por fin la nieve de Alaska, o mejor dicho, su «spin». Esa zona es el paraíso del «spin». El resto no es difícil de imaginar... ¡Fue una gozada! Por si alguien no conoce mucho la zona, Alaska es muy famosa por todas sus zonas de freeride en la costa, con unos gruesos de nieve infinitos, y no precisamente una nieve cualquiera. Es una nieve polvo con mucho nivel de humedad, que se adhiere incluso en los descensos más empinados. Y así se forman los famosos «spins», una especie de surcos verticales entre los que la nieve se va filtrando constantemente y que, más allá del lado más lúdico del freeride, ofrecen una base estable, lo cual resulta muy práctico después de tormentas de nieve con acumulaciones de hasta tres metros y un viento infernal. En resumen, el «rider» puede disfrutar de unas condiciones totalmente inimaginables aquí. Estar este tiempo allí, lejos de todo el circo (las empresas de helicópteros, los freeriders hablando de sus sesiones, los que se estrenan en Alaska antes de volver a Nueva York), me ha venido de perlas y me ha servido para cogerle cariño, por fin, a ese lugar. Está claro que a pie, después de varias noches en la tienda, de levantarse a las dos de la madrugada para llegar a lo alto de una cima, la experiencia no es la misma que con el helicóptero (en términos de acción, por el hecho de estar lejos de todo, sin ayuda de nadie si tenemos un problema), ya que podemos ir subiendo la intensidad a lo largo de la jornada y bajar pendientes cada vez más duras.»
 
 
Una nueva dimensión
«El hecho de no tener que lidiar con la dimensión del estrés es algo que valoro mucho. Después de una temporada de muchos viajes, de cambios horarios, me viene muy bien poderme relajar, solo, en mi tienda, dormir, reflexionar, sin ordenador, sin teléfono... Hasta ahora no era muy fan de Alaska, pero mi percepción ha cambiado. Es como si hubiera descubierto una nueva dimensión: parar el helicóptero y perderse muy lejos del sector turístico. Me gusta disfrutar de la vida. Y todos estos deportes son una buena forma de hacerlo. Además, la montaña te regala esa simplicidad que te ayuda a tomar distancia de lo superficial de la vida, que permite recuperar los valores vitales fundamentales porque te da perspectiva. Después, cada cual según le convenga. En cualquier caso, ayuda a mantener los pies en el suelo, sobre todo a las personas hipermediatizadas, que andan todo el tiempo arriba y abajo por los circuitos.»
 
 
Una forma personal de esquiar o surfear
«Cuando estoy delante de un descenso o en la cima, la inspiración llega sola. Siempre hay algo que sobresale, que me atrae y que puedo notar. Es algo que viene del estómago. Basta con tener un buen bagaje técnico, mantener la cabeza fría y tener ganas. Hay que tener un carácter un poco atrevido, tipo «rock’n roll», una pizca de sabiduría y pasión por el riesgo y la montaña.»
 
 
La experiencia, al servicio de la imaginación
«La experiencia es el valor añadido que aporto a todo lo que hago, o eso intento. Cuando decido hacer un descenso y me pongo en marcha, no me detengo, llego hasta el final. Creo que lo principal es saber proyectarse, saber representarse a uno mismo en acción, en la actividad. El resto viene solo: un análisis tan atinado como sea posible, una buena mentalización, juicio, control y un buen equilibrio entre corazón y cabeza. Todo esto es posible sólo si antes hay un trabajo de fondo, un trabajo consolidado poquito a poco, año tras año. Y para que una jornada sea realmente perfecta, a veces basta incluso con una sonrisa. Hay que tener confianza...»
 
 
 
La anécdota de Xavier

picto plus Logros destacados

Competición
- Participación en los Juegos Olímpicos de invierno de Turín en 2006 y Vancouver en 2010.
- Campeón del mundo de freeride en 2008, 2009 y 2010.
- Campeón del mundo de snowboard cross en 2001, 2002, 2003 y 2007.
- Freerider del año 2010 en los célebres premios Riders Pole Award (EE UU).

picto rss Otras informaciones

Películas
- «Relentless/lives of the artists», www.relentlesenergy.com, 2009, 2010.
- «Standard films black winter», 2009.
- «Standard films the storming», 2010.
 
 
Deeper TGR production
www.timelinemission.com
 
 
Sitio web
- www.xavierdelerue.com
- timelinemissions.com
- facebook.com/timelinefilm
- facebook.com/xvdelerue