France

Stéphanie Bodet

Stéphanie Bodet - Photo © Thibault Saubusse
  • 14 Marzo 1976
  • Céüse, Altos Alpes (Francia)
  • Certificado de aptitud de profesor de enseñanza secundaria en lenguas modernas, título oficial en escalada en curso
  • escaladora profesional, disponibilidad como profesora de idiomas
  • 1996

La vida en una pared es una verdadera fuente de enriquecimiento y de conocimiento de uno mismo
«He tenido la oportunidad de realizar expediciones y viajes maravillosos con Arnaud. Todos los big wall que he escalado me han dejado recuerdos memorables y especialmente los vivacs que casi siempre han sido increíbles. Tengo ganas de dar lo mejor de mí para lograr cualquier cosa que sea sumamente importante para mí. Al aprender a abrir vías de varios largos, también me doy cuenta de que cada vez aprecio más tener una cierta ética que, en mi opinión, es lo que conserva el juego en la escalada. Aunque no me gusta asumir riesgos gratuitos, me gustan las vías un poco exigentes que te obligan a concentrarte, a moverte al 100 %. Ya casi no disfruto escalar en una ruta tallada, casi ni un poco. No creo que esta visión sea elitista y pienso que, con independencia del nivel, todos podemos tener los mismos valores. En Céüse, llego a escalar con jóvenes de la nueva generación. Es genial verles motivados con las mismas cosas y que no sólo los «mayores» nos preocupamos por la ética. Al contrario, suelen ser más exigentes y dan el máximo en determinados puntos, incluso más que nosotros.»

No tener miedo de hacerse un poco de daño
«Me gusta practicar la escalada en todas sus formas, pero en los últimos años me atrae más la ascensión de grandes paredes. Nunca imaginé que un día podría vivir de lo que me apasiona. Al mismo tiempo, cuando era niña soñaba con ser pastora o egiptóloga. Me atraía lo desconocido, la aventura y la vida salvaje, así que mi estilo de vida actual no me sorprende tanto. Cuando escalo, me concentro en el momento presente, el futuro se limita al siguiente paso. Olvido las preocupaciones, me olvido incluso de mí misma y tengo la impresión de que me fundo con la roca. Es un aspecto que me gusta y que me parece indispensable. En otras actividades como el yoga, la escritura o la jardinería, por ejemplo, también encuentro esto… En esos momentos, de repente, la vida parece tan sencilla.
Me siento bien cuando escalo. Me gusta estar en el exterior en la naturaleza protegida y es así cómo encuentro mi equilibrio. Lo que me llena es lo extraordinariamente rica que es la actividad, pasar del boulder a la escalada deportiva, irse de expedición. Es bastante extraño descubrir una cultura diferente, al mismo tiempo que conoces las paredes. Una sola vida no basta para explorar todos los aspectos de la escalada. Escalar también es una buena escuela para aprender humildad. Intento no fijar la atención en la clasificación sino sobre todo en lo que me va a exigir ésta o aquella vía, o en aprender. Me atraen los estilos de escalada que no domino y que me dan la impresión de que cada vez estoy empezando en esta actividad. Esto renueva mi motivación y mi curiosidad.
Al final, son los sueños de la infancia que se convierten en realidad o simplemente sueños que se vuelven posibles cuando se ha acumulado la suficiente experiencia para llevarlos a cabo. Así ocurrió con la Tour de Trango. Cuando competía de joven, ya soñaba con ella pero no fue hasta unos años más tarde, después de haberme entrenado seriamente en la montaña y en el granito, cuando el sueño se volvió realidad.»
 
 
La naturaleza es…
«A menudo camino tranquilamente para observar la naturaleza, contemplar las aves, localizar huellas de animales en el invierno. Tengo la suerte de vivir en la región Altos Alpes al pie de las paredes de Céüse. Confieso que es mi lugar favorito para escalar, evidentemente, pero sobre todo por la calidad de vida que ofrece la cuenca de Gapençais. Sigue siendo salvaje, con poca urbanización y los paisajes son realmente variados. Justo por estas mismas cualidades me gusta el Verdon. En Céüse, cada primavera me maravillo con la actividad que reina en la pared. Para las aves, estas paredes constituyen un espléndido refugio y me gusta observarlas. Pienso que, al igual que los animales, no somos más que inquilinos de la Tierra. No supone un problema renunciar a hacer un 8a en la que hay un nido de aves. Es interesante observar una chova piquirroja que está alimentando a sus polluelos en una zona de reposo o disfrutar del vals de las golondrinas que construyen sus frágiles nidos de tierra en los huecos de la cascada o en el muro de Biographie. En el extranjero, adoro el Taghia en Marruecos por sus paisajes y sus habitantes. Desde hace ocho años, cada año voy al Taghia. Allí tengo algunos amigos muy queridos y he aprendido a espabilarme en bereber, lo cual hace que el viaje sea aún más enriquecedor.»
 
 
La literatura también...
«Leo desde que era muy pequeña. He cursado estudios literarios que me han llevado a profundizar sobre determinados autores. He leído muchos clásicos, novelas contemporáneas y desde hace una década estoy especializada en literatura de viajes (Ella Maillard, Bruce Chatwin, Alexandra David-Néel…). Me gustan mucho los relatos de tribulaciones de Sylvain Tesson. Hoy en día, ya no leo muchas novelas sino que me siento más atraída por la poesía: Valérie Rouzeau, Philippe Jaccottet, Michel Jourdan, Yves Bonnefoy, Bashô, Emilie Dikinson, Henri Michaux… El libro que más me ha marcado es, sin lugar a dudas, “Los caminos del mundo” de Nicolas Bouvier. Su estilo me emociona y me gusta el modo en que se diluye en sus escritos para ceder protagonismo al país que atraviesa, a la gente que se encuentra. Es un libro que me da ganas de ser tan ligera como una burbuja y así poder cruzar el mundo. Este año, había retomado puntualmente mis estudios para trabajar sobre Bouvier pero he vagado desde la prosa de Giono a la filosofía de Nietzsche, pasando por las memorias de Simone de Beauvoir y los Ensayos de Montaigne, Henri Miller y Kenneth White… Al final, no he escrito ni una línea pero he tenido bonitos encuentros. No tengo un mentor, sino más bien escritores a veces desaparecidos desde hace mil años con los que me reencuentro y que tienen problemáticas cercanas a las mías, pero que las formulan de un modo muchísimo mejor, que me hacen sentir que pertenezco a una mentalidad común.»
 
 
Realmente no tengo un lema pero…
«Cuando me siento demasiado hiperactiva, o insatisfecha por un día, me gusta recordar esta bonita frase de Montaigne: Hoy no he hecho nada. ¿Qué? ¿Es que no has vivido? Esto no es sólo lo fundamental, sino la más ilustre de todas tus ocupaciones…»
 

picto plus Logros destacados

Competición
- Primer puesto en la copa del mundo de boulder, 1999.
- Primer puesto en la prueba de dificultad de Chamonix, 2000.
- Primer puesto en los «X games» (boulder) en San Francisco, 1999. «Mi mejor recuerdo de competición: los bloques eran altos y era muy divertido escalar sobre los muelles frente al Pacífico.»
 
Escalada
- Saint Léger (Francia) «Dis moi qui tu hais» (8a/8a+ a vista), 2000. «Una ruta muy hermosa en una pared que me gusta mucho. Mi padre, que me estaba asegurando, tenía tanto miedo de que me cayera que no me daba cuerda. De repente, me sentía aún más orgullosa de enfrentarme a la vía realizando todo el largo.»
- Saint Léger (Francia) «Le Nabab» (8b+), 2000.
 
Boulder
- Rocklands (Sudáfrica) «Nutsa» (8a/8a+) «The Hatchling» (7c+/8a), 2009. «Dos bloques realmente grandes.»

Big wall
- Tsaranoro (Madagascar) «Gondwanaland», 1998. «Primer gran viaje, primera gran pared y primer vivac improvisado.»

- Tour de Trango (Pakistán) «Eternal flamme» (6240 m / 7a+ / A1), 2005. «Con un vivac a 6000 m sobre una pequeña pendiente de nieve frente a los gigantes del Himalaya. Mágico.»

- Salto del Ángel (Venezuela), 2006. «Mi expedición más memorable y más difícil. Pasarse quince días en una pared con seis personas, izar diez bolsas de treinta kilos y escalar duro sobre roca podrida con fisureros. Me hice una herida y no estaba lo suficientemente preparada, por lo que me llevó tiempo recuperarme de esta experiencia.»

- El Capitan (Yosemite, EE UU) «Free Rider» (1200 m / 7c en libre), 2007. «Adoré tener un proyecto personal, aunque Arnaud estuviera a mi lado para el aseguramiento y la logística. Aprendí muchísimas cosas y me enfrenté a mi miedo a las chimeneas y a las grandes fisuras.»

- Taghia (Marruecos) «Babel» (800 m / 7c+ máx.), 2007, apertura con Arnaud Petit, Titi Gentet y Nicolas Kalisz. «Mi primera experiencia de apertura en una gran pared.»

- Madagascar «Tough Enough» (400 m / 8b+ máx.), 2008. (Liberación de la ruta en equipo con Laurent Triay, Sylvain Millet y Arnaud Petit). «Es una cara mágica, hice los largos «fáciles» en 8a+.»

- Grand Capucin (macizo del Mont Blanc, Francia) «Voie Petit» (450 m / altitud 3838 m / 8b máx.), 2010. «Aunque no lo logré, fue genial intentar el encadenamiento en libre, con mis límites y especialmente en esta vía.»

- China «Lost in Translation» (150 m / 8a+ máx. para superar), 2010. (Cuatro largos alucinantes sobre estalactitas en una gruta surrealista, apertura con Arnaud Petit).

picto rss Otras informaciones

Publicaciones
- Parois de légende. Les plus belles voies d’Europe, ediciones Glénat, 2006.
Suplemento del primer tomo de Arnaud Petit, hermoso libro que presenta imágenes y topografías de 57 vías escalonadas desde 5b a 8a+, desde los Dolomitas hasta el Riglos, pasando por el Mont Blanc, el Verdon y las Calanques.
- Salto Angel, ediciones Guérin, 2008 (reeditado en 2010).
- Parois de légende, Ed. Glénat, 2011. (Recopilación de dos tomos con 26 nuevas vías).
 
 
Revistas
- Paris Match, número de diciembre de 2006 (8 páginas sobre el libro «Salto Angel»), fotografías de Evrard Wendenbaum, Nicolas Kalisz, Arnaud Petit.
- VSD, número de febrero de 2009 (6 páginas sobre los big wall en pareja), fotografías de Arnaud Petit.
 
 
Películas
- Lotus Flower, película de Benoît Robert, montada por Guillaume Broust/Petzl, con Beth Rodden y Tommy Caldwell, 2003. (Pared de 600 m en el Gran Norte de Canadá).
 
- Amazonian Vertigo (Salto Angel) película dirigida por Evrard Wendenbaum, 2006. www.amazonianvertigo.com / www.migootv.com
 
- Autour de Babel, película de Fred Ripert con Arnaud, Stéphanie, Nicolas Kalisz y Titi Gentet, 2008. (Historia de una excepcional apertura en el Taghia) www.videalise.com
 
- Tough Enough, película de Laurent Triay con Laurent, Stéphanie, Arnaud y Sylvain Millet, 2009. (Historia del primer equipo que ha logrado alcanzar los 400 m del “Tough Enough”, considerado uno de los más difíciles del mundo. Escalada extrema sobre paredes verticales prácticamente lisas) www.triaylaurent.com
 
- Grand libre au Grand Cap, película de Bertrand Delapierre, 2010. (Los intentos de Arnaud y Stéphanie por lograr hacer la “voie Petit” en libre, trece años después de su apertura).
 
 
Sitio web
www.vagabondsdelaverticale.com
 
Blog
http://unevieagrimper.blogspot.com