France

Liv Sansoz

Liv Sansoz - photo © Evrard Wendenbaum
  • 12 Febrero 1977
  • Saboya (Francia)
  • Máster 2 de investigación en neurocognición y cognición social, título oficial en escalada
  • Deportista de alto nivel
  • 1994

Pasión, superación personal, humildad, encontrar y respetar la montaña
«Quiero vivir mi pasión, tener sueños, hacer que se vuelvan realidad y compartirlos, esperando que esto inspire a otros escaladores y escaladoras. Cuando tengo una idea, voy a por ella. Hago las cosas al máximo, me implico totalmente. ¿Cuál es mi actividad principal? La escalada, pero en varias modalidades: deportiva, clásica, boulder… Me gustan los enfoques diferentes y esta diversidad. La escalada da un cierto sentido a mi vida. Es el motor de mi motivación y de algunos de mis deseos. La escalada es una excelente escuela de vida. Me permite vivir y compartir momentos excepcionales, encontrar personas especialmente interesantes y continuar mejorando. ¡Escalar tiene tantos aspectos buenos! Sobre todo, me gusta el placer que te da el simple hecho de escalar, de compartir esto con personas que experimentan lo mismo que tú, con la misma intensidad. Luego también está la belleza que encuentras. La belleza de la línea, del gesto, de la lucha que tienes contigo misma para lograr una vía. Por último, está ese sentimiento de libertad y de privilegio. La escalada es un deporte aparte que exige lo mejor de ti mismo y que te impliques totalmente. Me gusta la idea de que es una «construcción». Sales del sitio A para llegar al sitio Z, pasando por una serie de etapas (B, C, D…) que son también experiencias que te enriquecen. Yo funciono así. Aunque puede que dude o me aleje de mi construcción, siempre hay signos y deseos que me vuelven a llevar a la misma. Y cuando tengo una idea en la cabeza, me aferro a ella y me implico con decisión.»

En unión con la naturaleza en la que crecí
«En Francia tenemos muchos lugares importantes que tienen desde boulder hasta montaña, pasando por lugares maravillosos de escalada deportiva. Es difícil encontrar algo mejor que Fontainebleau, el Verdon, las Gorges du Tarn y todos los demás lugares que tienen una roca excelente y magníficas vías, sin olvidar las vías más alpinas como Chamonix, los Écrins en Oisans, etc. Personalmente me siento más vinculada con las montañas donde vivo y con el sitio donde nací que con un sitio de escalada. Mis antepasados nacieron en el mismo valle al que me siento profundamente arraigada. Existe una determinada forma de unión con la naturaleza en la que me crié. Tengo la impresión de que formo parte de los árboles, reconozco las piedras de los torrentes y siento una cierta bondad saliendo de las montañas que me rodean. Tengo la sensación de que formo parte de esta naturaleza y de que no soy un elemento extraño, que se haya añadido para decorarlo. Y me pasa igual con las personas de este lugar. Conozco a muchos habitantes de Bourg-Saint-Maurice, desde los abuelos hasta los nietos. Todo esto hace que no sea indiferente a la evolución que experimenta el valle: los problemas de urbanización, del desarrollo de nuevos telesillas y pistas que destruyen las laderas de las montañas, la nieve artificial y la sobrepoblación en invierno.»
 
 
La transmisión
«Me intereso naturalmente por los seres humanos. Me gusta comprender cómo funcionamos. Me gusta aprender de los demás y de mí misma o simplemente me gusta aprender por el simple hecho de aprender. Que las interacciones, los intercambios y sus efectos me sorprendan y susciten mi interés. A veces un simple encuentro hace que sea consciente de un elemento muy importante de mi vida. Sin dicho encuentro, hubiera tardado años en darme cuenta.
Al principio, sobre todo me surgían preguntas orientadas a los resultados. ¿Cómo se explica que un determinado escalador esté en condiciones de ganar y que otro escalador nunca supere el umbral cuando ambos tienen el mismo nivel físico, técnico y táctico? Pero mi interés por el ser humano se ha vuelto más general con el paso de los años. Para mí, también es importante poder transmitir ciertas cosas a los jóvenes que están por llegar. Participar a mi manera en su construcción. Dar ánimos a otras personas para que vivan su sueño, promover sus vocaciones y aportarles una cierta energía. A menudo esto se hace de manera implícita. Y luego un día recibo una carta, un e-mail o vuelvo a ver a una persona que me da las gracias porque hace un año, tres o diez, hice o dije alguna cosa que activó un deseo o una motivación en ella. Eso es fuerte. Es eso lo que intento hacer cuando colaboro con un joven en relación con la ayuda al rendimiento (denominada más comúnmente preparación mental). Le acompaño en su marcha de alto nivel pero intento también aportarle claves para su vida futura como adulto. Es muy enriquecedor.»
 
 
Una fuerza interior, una energía
«Una fuerza interior es cuando sientes algo que llevas dentro de ti y que viene con cierta determinación, voluntad e imaginación. Imaginar que las cosas son posibles y que se es capaz de ponerlas en marcha para tener éxito. Esta fuerza interior es una especie de energía, un fluido. Y la energía lo es todo. Es la base de cualquier acción, de cualquier emoción, deseo o sueño. Es lo que nos permite hacer lo que hacemos. Nuestra energía nos anima y nos transporta en todo lo que hacemos. Es extraño pero también tengo ganas de utilizar la palabra «misión». Vivo mi energía como si dependiera íntimamente de mi misión. Me paro aquí porque es difícil ir más allá en esta idea.»
 
 
Inspiración, experiencia, sueño, viaje
«Me gusta leer historias de montaña y novelas, y hasta libros más filosóficos. Cuando era adolescente, hubo un libro que me marcó “Cuadernos del vértigo” y su personaje principal, Louis Lachenal. Podríamos decir que fue una gran inspiración. Me gusta ese lado puro y duro del personaje. Pero no sólo eso. Se nota que debajo de ese caparazón había un hombre de una gran humildad, mundano. Detrás de su fuerza física y de su fuerza de carácter hay algo hermoso. Y también me gusta su lado dinámico: sin perder tiempo en las marchas de aproximación, sin demasiadas preguntas que hacerse frente a un obstáculo, saber hacerle frente, responder en el momento adecuado y de la mejor forma a una situación… Bueno, de todos modos, es así cómo yo lo veo. Como en el caso de la lectura de determinados libros, hay viajes que uno hace y ya está. Y viajes que te marcan de por vida. Creo que todo es cuestión de encontrar el momento preciso en la vida. Encontrar una vez… otra vez más. Encontrarse con un país, con la gente de ese país, con uno mismo… Tal viaje en tal momento de tu vida no tendrá el mismo sabor ni el mismo impacto que si lo hubieras hecho tres años antes. Y pasa igual con los libros. Para que el encuentro funcione también tienen que darse otras circunstancias: nuestra energía, nuestras ganas de abrirse a las cosas, a los otros… Visto desde este ángulo, un viaje no implica necesariamente tener que irse lejos.»

picto plus Logros destacados

Competición
- Primer puesto en la copa del mundo de escalada de dificultad, 1996.
«El circuito de las copas del mundo se desarrollaba en distintas pruebas, principalmente en Europa. Yo me quedé más en un segundo plano para poder ganar las pruebas. Y a medida que el circuito avanzaba, la victoria en la general se hacía posible. Necesitaba ganar obligatoriamente la última prueba, y así lo hice.»

- Campeona del mundo en escalada de dificultad en Paris (con 19 años), 1997
«Esta competición quedará como un recuerdo muy fuerte, que se ha grabado para siempre en mi mente y en mi corazón. Ganar un campeonato del mundo es una experiencia única, no importa cuál sea la actividad deportiva. Y además ganar en Francia, delante de un público francés, añadió un toque extra a esa victoria.»

- Primer puesto en la copa del mundo de escalada de dificultad, 1998.

- Campeona del mundo de escalada de dificultad, en Birmingham (Reino Unido), 1999.
«Los campeonatos del mundo se celebran cada dos años, así que esta victoria fue mi segunda victoria consecutiva. Había mucha presión y esta competición no fue fácil de asimilar desde un punto de vista psicológico. Por eso, fue una gran satisfacción personal haber podido hacer todo lo necesario en el momento preciso.»

- Primer puesto en la copa del mundo de escalada de dificultad, 2000.
«Mi último año de competición. Fue un año muy rico, desde el punto de vista emocional, el año en que participé en más superfinales. Aunque invertir en la competición me alejó durante algunos períodos de la práctica en el medio natural, para mí esos años son mágicos. La práctica de la competición a este nivel fue una excelente escuela de vida, un motor y una fuente de emociones inexplicables.»

Escalada deportiva
- Mount Charleston (Nevada, EE UU) “Hasta la Vista” (8c/c+), 2000.
«En esa época, sólo había dos mujeres que hubieran intentado este nivel. Josune Bereziartu es un ejemplo de ello. “Hasta la Vista” me hizo experimentar emociones muy bellas.»

Boulder
- Hueco Tanks (Texas, EE UU) «Chablanke» (V12/8A),2004.

Big wall
- El Capitán (Yosemite, EE UU) «The Nose»
«No tenía ninguna experiencia ni en big wall, ni en fisuras. Fue una verdadera aventura, llena de alegría, duda, cansancio y emociones compartidas con mi compañero de cordada.»

picto photo Photos

picto video Videos

 
 
Video playlist featuring Liv Sansoz

Liv Sansoz climbing in Redriver Gorge - photo © Fred Labreveux

picto featured Liv y el Petzl Team

«El sentido, los valores que subyacen a mi práctica son la pasión, la superación personal, la humildad, el encuentro y el respeto de la montaña… Creo que todos estos valores son compartidos por todos los miembros del Team Petzl y no sólo por los escaladores. Quiero vivir mi pasión, tener sueños, hacer que se vuelvan realidad y compartirlos, esperando que esto inspire a otros escaladores y escaladoras. El Team nos acerca y nos permite vivir eventos todos juntos varias veces al año. También nos permite conocer personas de otros ámbitos (raid, espeleología, trail…) y descubrir nuevos horizontes. Personalmente, más que pertenecer al Team, tengo la impresión de ser parte de la «familia» Petzl.»