France

Gérôme Pouvreau

Gérôme Pouvreau - photo © Sam Bié
  • 26 Octubre 1983
  • Provenza (Francia)
  • monitor oficial de escalada
  • monitor de escalada en el club AS “Grimper” de Aix en Provence y Marsella
  • 2002

«Yo, Gérome Pouvreau, declaro y certifico que estoy totalmente entregado a la competición, a superar constantemente mis límites y salir del camino trazado, aunque sea al límite de mis fuerzas.
 
Los diez años que llevo dedicados a la competición de escalada del máximo nivel son una muestra de lo mucho que me exijo a mí mismo. Si tuviera que describirlo en un concepto, diría ‘máximo rendimiento’.»

Un descubrimiento inesperado
«Nací en La Rochelle, y es allí donde descubrí la escalada. Recuerdo que fue en una feria: entre dos de las caravanas había un pequeño rocódromo, así que arrastré a mis padres hasta allá, me puse un arnés y me dejé invadir por el virus de la escalada. Al mes siguiente ya estaba apuntado al club de La Rochelle.
Mis padres no eran aficionados a este deporte, y como La Rochelle es una región llana, más apta para la vela que para la escalada, nunca pensé que podría dedicarme a esto. Hoy en día la escalada es una de las cosas más importantes en mi vida: me permite viajar por todo el mundo y tener una vida social extraordinaria, con amigos de todos los rincones del planeta.»
 
 
Asia, el imperio de la escalada
«Mis zonas de escalada favoritas son Yangshuo, en China, donde disfruto de unos paisajes de ensueño, y Hampi, en la India, todo un soplo de inspiración zen, el paraíso del escalador. La mezcla caótica de bloques en Hampi se extiende hasta donde alcanza la vista, y allí siempre tengo la sensación de estar viviendo un sueño. También está el pequeño pueblo de Badami, donde te puedes sumergir en la cultura india, tan fascinante a pesar de surgir de una pobreza que puede llegar a ser abrumadora.»
 
 
Una práctica anclada en el presente
«Mi vida transcurre en un pueblo de la Provenza, rodeado de amigos de verdad y con la escalada como punto indiscutible de partida. Esto podría parecer un espejismo, pero no lo es. Hace 10 años que vivo aquí, entre las más bellas paredes y los mejores amigos, que, además de escalar, también saben disfrutar de un buen partido de fútbol o un juego de petanca. Me encantan las barbacoas con los vecinos. Me gusta tomarme un descanso, cerveza en mano, al pie de vía y entrenar a los niños del club de escalada local. Intento transmitirles toda mi pasión y mi experiencia. Al ayudarles a avanzar, yo también avanzo.»
 
 
Detrás de todo esto, un trabajo titánico
«Toda mi energía emana de la naturaleza. Para ser un buen escalador, lo único que necesitas es tener ganas y ser testarudo. Y si además aspiras al éxito, debes tener las cosas muy claras. Para mí, un día típico empieza levantándome más bien tarde, luego me voy a escalar, hago la vía a flash y me marcho directo a la terraza de alguna cafetería para charlar con los amigos sobre otro bonito día... pero, para llegar a esto, no puedes dejar las cosas a medias.»
 
 
Entonces, ¿es una vida fácil?
«Un gran sí y un pequeño no»

«La explicación es sencilla: llevo una vida que de verdad merece la pena. Soy un hombre feliz, aunque siempre hay momentos que nadie envidiaría. Ahí están todos los riesgos y toda la lucha que, si no perteneces a este entorno, no puedes entender. Hay que ser firme y constante, tratar de destacar, sacar lo mejor de ti mismo, estar siempre ahí. La gira mundial de escalada no sale gratis, y nunca es fácil. Por ejemplo, la noche antes de intentar una vía 9a, me resulta difícil conciliar el sueño: se convierte en una auténtica obsesión, el corazón se me pone a mil, no tengo otra cosa en la cabeza. Cuando voy en el coche, no puedo dejar de pensar en lo que me espera. Y, cuando termino, me siento libre en todos los sentidos, y es entonces cuando por fin puedo relajarme totalmente. Admiro a los escaladores de cierta edad que todavía se sienten tan motivados como el primer día, y que siguen aprendiendo y explorando nuevas vías.»
 
 
Mi lema
«Si no lo intentas, nunca tendrás nada.»
 
 
La anécdota que ha dado la vuelta al mundo
«La caída que sufrí en el RocTrip de Millau en 2004, ese gran salto, creo que ha sido el instante de mi vida en el que más miedo he pasado como escalador. No creo que vaya a sentir algo así de nuevo, es imposible. Cuando caí, pensé que había tocado suelo, pero la cuerda me paró justo antes… ¡Uf, al menos ahora puedo reírme de ello!»
 

picto plus Logros destacados

Competición
- Primer puesto en el Master internacional de Sheffield (Gran Bretaña), escalada de dificultad, 2010.
- Tercero en el Campeonato del Mundo (Múnich, Alemania), escalada de dificultad, 2005.
- Campeón del Mundo, escalada de dificultad, 2001.
- Segundo en la Copa del Mundo, escalada de dificultad, 2001.
- Subcampeón de Francia, escalada de dificultad, 2000 y 2002.
- Campeón de Europa junior, escalada de dificultad, 2001.
 
Escalada deportiva
- Orgon (Francia): Shashidananda (9a), 2009. “Cuando mosquetoneé la reunión, sentí como si estuviera flotando”.
- Les Gorges du Loup (Niza, Francia): Puntx (9a), 2009. “Abierta por mi buen amigo Cédric Lo Piccolo. La hice un día en que había alerta roja por el tiempo. Caían verdaderas trombas de agua en las Gorges du Loup, pero yo estaba más que motivado. Siempre será uno de mis mejores recuerdos.”
- La Verrière La Dourbie (Millau, Francia): La guerre des nerfs (9a), 2010.
- Badami (India): Ganesh (8b+), 2010.
- Sainte Victoire, sector Dessous de la Vierge (Francia): Aubade (9a), 2010.

picto rss Otras informaciones

Películas
«King of da caillasse» Les Collets production.
 
Sitio web
http://gerome-pouvreau.blogspot.com/

picto photo Photos

picto video Videos

 
 
Video playlist featuring Gérôme Pouvreau

Gérôme Pouvreau at Red River Gorge (USA) - photo © Fred Labreveux