En el mes de febrero del 2014, Thomas Huber y Mario Walder decidieron ir a por todas en el valle del Cerro Torre. Pese a que las condiciones meteorológicas eran favorables, se vieron obligados a modificar sus planes. Más allá de los evidentes grandes logros, Thomas nos cuenta esta aventura en la Patagonia, que ha sido ante todo un viaje por un entorno natural salvaje y magnífico.

 
© Huberbuam

 

 

 Una estación tranquila en el Cerro Torre

 Hay quien dice que esta temporada ha sido la peor de los últimos 20 años, y la verdad es que no ha habido ni un solo paréntesis de buen tiempo desde noviembre. De hecho, el Cerro Torre ha quedado más bien al margen del centenar de ascensiones que se han realizado en el 2013, ya que ha estado cubierto de hielo.
Mario y yo llegamos bastante tarde a la Patagonia ―a principios de febrero―, justo cuando se anunciaba el primer periodo de tiempo estable de la temporada. Alguna gente nos decía que habíamos traído el buen tiempo desde Europa, y es que por fin teníamos cinco días de sol por delante. Los escaladores empezaron a repartirse por la montaña en busca de su propia aventura personal. Tommy Caldwell y Alexander Honhold, dos escaladores muy conocidos, tomaron posiciones en el Paso Guillaumet, mientras que nosotros nos dirigimos hacia el valle del Cerro Torre. Las condiciones meteorológicas eran perfectas, pero a pesar de todo no pudimos hacer gran cosa, puesto que todas las caras sur, Cerro Torre incluido, estaban cubiertas de una espesa capa de hielo. Así pues, tuvimos que aplazar nuestro proyecto inicial y decidimos escalar la "Chiaro de Luna" en la Aguja Saint Exupery en lo que resultó ser una jornada de escalada perfecta. Tommy y Alex tuvieron más suerte con las condiciones y sí pudieron finalizar su gran proyecto, que probablemente era el único viable en esas circunstancias: la travesía completa del cerro Fitz Roy de norte a sur. Simplemente alucinante. El dicho "estar en el lugar correcto en el momento correcto" nunca pudo ser tan cierto.

 

© Huberbuam© Huberbuam

  

 
 

 Esperando una oportunidad

 

© Huberbuam© Huberbuam

 

 

Día tras día esperábamos tener también nuestra oportunidad. Sin embargo, hacia finales de febrero la nieve empezó a caer una vez más en las montañas, y con ella se esfumaron todas las esperanzas de poder cumplir nuestro sueño. Aprovechamos tres días de sol para tratar de ascender el Cerro Torre por la vía The Corkscrew, que combina la arista sudeste y la cara oeste. Escalamos la Vía del Compresor hasta las Torres de Hielo y atravesamos el inmenso campo helado hasta la cara oeste del Elmo. Un tiempo estupendo, un lugar ideal para vivaquear, ni un soplo de viento, la puesta de sol en uno de los lugares más bellos del planeta… no podíamos pedir más. Ya sólo nos quedaban ocho largos más para hacer cima. Recordé mi experiencia de ocho meses atrás, cuando vine con Stephan Siegrist, Dani Arnoldet y Tibu Villavicencio para ascender el Cerro Torre en invierno por la vía Ferrari: justo antes de que cayera el sol vimos a un equipo argentino alcanzar la cumbre de la Torre Egger. Fue increíble, nos alegramos tanto como si fuéramos nosotros mismos los que estaban llegando ahí arriba. Momentos así son los que te hacen comprender por qué hacemos todo esto.

 

© Huberbuam© Huberbuam

  

 
 
 Cuando el viento sopla

De pronto, en medio de la noche estrellada, el viento empezó a soplar con fuerza y, una vez más, la Patagonia hacía honor a su fama. Con un viento tan intenso no teníamos ninguna oportunidad, así que decidimos dejarlo estar y dar media vuelta.

 

© Huberbuam

 

Dos días después llegamos de nuevo a El Chaltén y empezamos a preparar el viaje de regreso. En ningún momento tuvimos sensación de fracaso, al contrario, éramos conscientes de haber tomado la decisión acertada. Ahora mismo estamos planeando nuestra próxima aventura y, desde luego, ésta no ha sido nuestra última visita a la Patagonia. 
 

© Huberbuam© Huberbuam

  
 

 Material para big wall

Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <hr> <br> <img> <object> <embed> <h1> <h2> <h3> <h4> <h5> <h6> <p> <span> <b> <i> <u>

More information about formatting options