Un reducido equipo del Team Petzl, encabezado por Ueli Steck en plan "vacaciones muy merecidas", se desplazó a Colorado para participar en el ICE Festival de Ouray. No lejos de allí, existían como mínimo dos buenas razones relacionadas con el más célebre octópodo de las Rockies Mountains. La primera era realizar una visita de cortesía a su aperturista que vive en Boulder, y la segunda, ir a repetir este legendario itinerario…

Guillaume Vallot informa --

Octopussy © Guillaume Vallot
Mathieu Maynadier también encadena, a flash, Octopussy.

 

Jeff Lowe supera los límites del mixto en "Octopussy"

Abril de 1994 (!), una serie de fotografías sorprende al mundo vertical. El impacto se debe a que este escalador progresa por un techo vestido con Gore Tex y equipado con crampones y piolets Charlet Moser. Suspendido en el vacío, Jeff Lowe reproduce la gestualidad del escalador "deportivo" para alcanzar una pequeña estalactita. Los límites del mixto se rebajan hasta tal punto que parece que se inicia un nuevo juego, en el que el hielo pierde progresivamente su lugar hasta el punto de desaparecer. Jeff Lowe, muy avanzado a su época, es una apasionado "total". Mientras que su cara sur del Ama Dablam, en estilo alpino, y su vía Metanoïa, en la cara norte del Eiger convulsionaron las normas de las respectivas especialidades; Octopussy, el primer M8 de la historia, produjo un  pequeño terremoto. Raramente fotografiada, la fusión del universo de la escalada y del hielo ¿hubiese inspirado tantos sueños, tantas vocaciones, tantas perspectivas?

 

Veinte años después Ueli Steck encadena "Octopussy"

Octopussy © Guillaume Vallot
Ueli Stick al inicio de Octopussy, detrás, la Fang (bang!)

Casi el mismo día, pero veinte años después, y coincidiendo con el Ice Festival de Ouray, Ueli Steck pasó a visitar a Jeff Lowe, víctima desde hace más de diez años de la terrible enfermedad de Parkinson. Después, hizo una parada de medio día en Vail y su Anfiteatro, laboratorio del mixto desde hace treinta años, donde se encontró con Octopussy, el objetivo del viaje.

 

Tras su ascensión a vista, Ueli Steck nos cuenta:

Cuando se publicaron las fotografías de Octopussy, yo tenía 18 años. Las tenía claramente presentes en mi cabeza. En aquella época, para mí era "intocable", yo nunca pensé que un día podría escalar una ruta como ésta. Yo ya practicaba el alpinismo, ya había escalado el Eiger, pero justo comenzaba a escalar cascadas con botas de plástico. ¡Ver algo así te hace despertar! Pienso que, aunque me decía a mí mismo que por el momento era imposible, esto me empujó y me dio energía para entrenarme. Octopussy forma parte de estas vías míticas que me había prometido escalar en algún momento de mi vida. No es muy dura, pero aún así forma parte de la historia. Esto me gusta. Al descubrir el Anfiteatro, quedé sorprendido al comprobar que el sector ha continuado desarrollándose.
Octopussy © Guillaume Vallot
Vista de la parte derecha del Anfiteatro de Vail con Fang en el centro - Erwan Le Lann

Está todo equipado (excepto lo que se realizó antes de equipar con los tradicionales spits) y hay rutas de hasta M13. Octopussy es muy bonita. El comienzo es duro, en roca desplomada y protegida por tres spits, hay que encontrar pequeños gancheos un poco aleatorios. Le siguen unos veinte metros de hielo fino, un largo realizado en 1993 bautizado como Los Siete Tentáculos y graduado originariamente como WI6+. En la reunión, dos spits. Después un flanqueo fácil para dirigirse hacia un desdibujado diedro en el techo. Mosquetoneas dos clavos triangulados y después puedes añadir un friend.

Octopussy © Guillaume Vallot
Ueli Steck encadena Octopussy a vista

Octopussy © Guillaume Vallot
Ueli Steck encadena Octopussy a vista

De aquí, tienes tres movimientos, completamente colgado, muy físicos antes de poner los pies sobre el hielo. Este tramo es delicado. A vista, he tenido que buscar por donde pasar. Al principio pensaba por la izquierda, pero de hecho he pasado por la derecha, como el aperturista. El restablecimiento es violento ya que el hielo es fino y los tentáculos muy cortos… Después se acaba, pero al final aunque el momento difícil es corto, el conjunto es variado y forma un largo magnífico. Está claro que no quieres dejar escapar el encadenamiento a vista y, de pronto, notas que agarras los piolets con más fuerza de lo necesario… Jeff, estaba muy presente en mi cabeza. Él ha hecho grandes cosas. Pienso que verdaderamente estaba muy avanzado a su época. Nunca pensó en el negocio de la montaña ya que lo único que le interesaba era escalar. Un verdadero apasionado. Cuando tú lo ves, te dices a ti mismo que debes aprovechar al máximo las ocasiones, cuando es posible, que es una suerte y que esto se puede acabar muy deprisa. Sientes que él aún está en este mundo. Es una magnífica lección de valor que me inspira un gran respeto.
 

Octopussy © Guillaume Vallot
Erwan Le Lann, en segundo plano, escala Fang bien formada; Mathieu Maynadier encima del 7º Tentáculo justo antes de atacar el flanqueo de Octopussy.

Octopussy © Guillaume Vallot
El mixto USA se lleva bien gracias a Jennifer Olson una de sus talentosas representantes que viene con fuerza.

 

En savoir plus