Espeleología en Papúa Nueva Guinea: expedición Iowa 2014, entre sueño y realidad

"Iowa 2014" es una expedición nacional de la Federación Francesa de Espeleología centrada en la exploración del macizo de los Nakanai en Papúa Nueva Guinea. La prospección espeleológica en la selva virgen ecuatorial primaria, liderada por un equipo de hombres incombustibles y con gran experiencia,  permitió el descubrimiento de varias cavidades míticas como Naré, Kavakuna, Minyé, Wowo y Muruk. De vuelta a la luz del día, Phil Bence nos explica esta aventura, entre sueño y realidad, y cómo la paciencia permitió descubrir nuevas simas en pleno corazón de la selva ecuatorial.

Iowa 2014 © Phil Bence  

 

Alimentando sueños…

Volviendo de la expedición Iowa 2014 que apenas acaba de terminar, siento el contraste increíble entre la vida en la selva y la vida en mi cómodo hogar. La última parte del equipo todavía se encuentra en Kokopo para gestionar el material que vamos a dejar en el lugar para las próximas aventuras.

Iowa © Jean-François Fabriol

Iowa © Jean-François Fabriol

 

La palabra "expedición" actualmente está muy gastada (e incluso mal utilizada) para referirse a todo tipo de actividades… Para nosotros, significa explorar un medio natural desconocido,  relacionarnos con la población local, es una inmersión total en un medio natural difícil donde el hombre actual no encuentra su lugar. Los papúes no conocen las simas de sus montañas y las generaciones actuales nunca habían ido tan lejos ni tan alto en su propio macizo. Están asombrados de nuestra temeridad y de la energía que invertimos en encontrar simas, tallar senderos, instalar campamentos e ir siempre más allá bajo tierra. Nuestros cuatro amigos porteadores se sentían muy orgullosos de compartir esta aventura con nosotros, tienen tanta curiosidad por nosotros como nosotros por ellos y su universo.

Iowa 2014 © Phil Bence

Que la vida allí arriba suponga supervivencia constante, no significa que la selva sea menos fascinante. Es una de las últimas selvas primarias de nuestro planeta con toda la riqueza en biodiversidad que eso supone. Estas selvas son poco habituales en nuestros días, y según botánicos reconocidos, están en riesgo de desaparecer de nuestro planeta de aquí a seis años si no se hace nada para protegerlas… En Papúa Nueva Guinea, el peligro procede de los taladores malayos atraídos por la riqueza de los preciosos bosques del macizo. Las zonas de tala avanzan a grandes pasos año tras año...

Con la expedición Iowa 2014 se trataba de hacer un reconocimiento, una primera aproximación al macizo. Sólo conocíamos Wara Kalap, la increíble surgencia de  5 m3 al lado de la costa. Una prospección más precisa de la zona durante los primeros días nos permitió localizar otras surgencias. De hecho, el caudal que sale al exterior en este macizo en diferentes puntos  ¡ya supera los 20 m3/segundo! Este caudal increíble nos dejaba fantasear las infinitas posibilidades existentes, como buenos espeleólogos que somos.

 

Después de fantasear, ¡pasamos a la acción!

Iowa 2014 © Phil Bence

Iowa 2014 © Phil Bence

 

El primer campamento se instaló rápidamente a 400 m de altitud, por encima de la surgencia. Al llegar, los papúes nos enseñaron un pequeño orificio que soplaba, justo un poco más abajo. Su corriente de aire nos lanzaba un auténtico reto, nos probaba que existe una red importante que pasaba por allí, justo por debajo de nuestros pies. Perdimos un poco el tiempo intentando ampliar el agujero, que resultó ser demasiado estrecho. Diferentes equipos de prospección se pusieron en marcha en diferentes direcciones para peinar la zona por si encontraban algún acceso. Las primeras entradas interesantes que descubrimos se encontraban a más de 600 m de altitud y a varias horas de marcha del campamento base.
- 50 m, - 80 m, - 100 m… las simas eran muy numerosas pero rápidamente quedaban cegadas, se nos hacía difícil penetrar este macizo. Abrimos un sendero hasta 1000 metros de  altitud, a 6 km a vuelo de pájaro del campamento base. Un largo trabajo con el machete para instalar un nuevo campamento con la esperanza de obtener mejores resultados. Las tres semanas siguientes tuvimos los mismos resultados decepcionantes: todo tapado y bloqueado. Intentamos pasar por unas cavidades estrechas, forzando los pasos con la esperanza de desembocar por fin en "algo grande". En Papúa Nueva Guinea estos pasos estrechos son peligrosos, porque una tormenta importante puede inundarlos  y poner en peligro al equipo. Alcanzamos los 300 m de profundidad, pero las dimensiones de la cavidad no eran las esperadas y todavía no habíamos encontrado un río subterráneo.

Iowa 2014 © Phil Bence

Iowa 2014 © Phil Bence

 

Sin embargo, sí que realizamos descubrimientos arqueológicos importantes en una de las simas, especialmente una preciosa hacha de sílex tallada. Este fantástico hallazgo  nos muestra la presencia de antiguas poblaciones papúes en estas montañas. El tiempo iba pasando y todos empezábamos a sufrir de diferentes problemas de salud más o menos serios: micosis, heridas, úlceras tropicales, picaduras infectadas… Nos costó poco entender por qué los papúes no viven allí arriba hoy en día. Hacer espeleología en Papúa Nueva Guinea supone ser capaz de soportar estas condiciones de vida, una higiene rudimentaria, la humedad permanente y evitar las miles de ocasiones de hacerse daño tanto bajo tierra como en el exterior. Así pues, aquí el espeleólogo debe transformarse en uno de esos aventureros duros de pelar.

 

¡Última semana!

Se descubrieron dos nuevas entradas a una hora de marcha del campamento a 1000 m, una vez el sendero estuvo tallado. Las entradas eran pequeñas e insignificantes pero… en la primera, una corriente de aire nos  indicaba que allá abajo encontraríamos algo importante. La otra cavidad pronto iba tomando grandes dimensiones y podíamos intuir que continuaba hacia las profundidades en forma de meandro amplio y alto. La motivación cada vez era mayor y la exploración de verdad empezaba. Al volver por la noche las caras se iluminaban con una sonrisa de ilusión: la aventura continuaba. La cavidad todavía no era muy ancha, pero estábamos convencidos de que pronto se ampliaría. Se oía un río activo detrás de un paso estrecho, algunos golpes de martillo serían suficientes para pasar. De nuevo estábamos a 300 m de profundidad y numerosas galerías fósiles para explorar. Vivaqueamos para ganar tiempo y poder descender hasta una gran sala a más de 500 m de profundidad, y para cubrir una distancia total de más de 2 km. Por fin, teníamos buenos resultados.

Iowa 2014 © Phil Bence

En la segunda sima, bautizada como Philip Pato, en homenaje a uno de nuestros porteadores ya fallecido, los equipos tomaron profundidad  y siguieron una cavidad activa que se agrandaba a medida que iban avanzando. A 500 m de profundidad, desembocamos por fin en una auténtica galería de Papúa: 15 a 20 m de ancho y de alto. El río caía en cascada y nos llevó hasta un sifón de casi 600 m de profundidad. Bab y Guillaume pasaron por ese cuello de botella inundado de 3 m de largo, detrás la galería continuaba. Sin embargo, la felicidad duró poco, 50 m más allá un nuevo sifón detuvo definitivamente las exploraciones para este año. Al final, el trabajo de prospección en este macizo nos trae resultados excepcionales y deja presagiar un futuro potencial. La cavidad Philip Pato ya es la 3ª sima más profunda de Papúa Nueva Guinea. Cédric y yo hemos grabado varias horas de vídeo de esta bonita aventura y tenemos previsto una película para otoño. ¡Continuaremos informando!

Agradecemos a nuestros colaboradores por su apoyo en esta aventura: FFS, Petzl, Aquatab, Aventure Verticale, Béal, CDS Ariège, CDS Ardèche, CDS Paris, los clubes de Figeac, de Souillac y de Goulus. 

 

El equipo de expedición:

Iowa 2014 © Jean-François Fabriol

Phil Bence, Florence Guillot, Barnabé Fourgous, Guillaume Capgras, Gary Bernier, Jérôme Jouret, Christophe Longin, Anthony Geneau, Cédric Lachat, Matej Frésard, Alex Lesage, Fred Lété, Jeremy Degude, Charles Butin, Jean François Fabriol.

 

 

Para más información:

 

 

 

 

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <hr> <br> <img> <object> <embed> <h1> <h2> <h3> <h4> <h5> <h6> <p> <span> <b> <i> <u>

More information about formatting options