Vídeos - Petzl : Petzl RocTrip Argentina 2012 - La película oficial | Petzl

Petzl RocTrip Argentina 2012 - La película oficial

18 Noviembre 2012

Escalada

Situada en pleno desierto de Patagonia, en la provincia argentina de Chubut, Piedra Parada se alza como un monolito imposible. Detrás, el majestuoso cañadón de la Buitrera acogió al Petzl RocTrip en noviembre del 2012.

Durante más de una semana, los escaladores procedentes de todas partes del mundo se reunieron para compartir su pasión común: la escalada. Gracias al duro trabajo de numerosos equipadores argentinos y europeos, el cañadón de la Buitrera, con 5 km de largo, bordeado de paredes de 200 m de alto, ahora ya es una de las principales zonas de escalada en Argentina. Para la décima edición del Petzl RocTrip, más de 1.500 personas escalaron con viento, polvo, frío y calor...¡en pleno centro de Patagonia!

The soundtrack is available on barakaflims.com/en/shop

En el vídeo

Dave Graham Todo un logro: "Comencé a escalar a los 15 años en un rocódromo, y no tardé en pasarme al bloque y a las vías de escalada deportiva. Un día me puse a pensar en la cantidad de lugares de escalada que tiene que haber en el mundo, y entonces me di cuenta de que tenía en mis manos la herramienta más eficaz para ser feliz. Aunque parezca extraño, cuando empecé no tenía ni idea de lo que la escalada iba suponer para mí. Quería ir a la universidad, ser jugador de hockey y montar un grupo punk. Pero ahora la escalada se ha convertido en una prolongación de mi propio yo, en algo que enriquece mi vida y me conecta con una parte de mí mismo, llena de pasión, y con miles de personas con las que comparto todas estas sensaciones." Philippe Ribière Mi evolución: "Día tras día, me libro de mi minusvalía. Es estupendo o, en cualquier caso, los resultados son increíbles gracias a la escalada. Nací con lo que entonces se conocía como síndrome de RubinsteinTaybi, pero actualmente el diagnóstico es diferente y se supone que es otra cosa, algún tipo de mutación genética a la espera de los análisis oficiales. Tras muchas intervenciones quirúrgicas, mis padres adoptivos me animaron a practicar actividades deportivas para fomentar mi desarrollo personal. A los seis años descubrí la escalada en unas vacaciones familiares en Saint Gervais (Francia). Me daba miedo el descenso en rápel, puesto que no sabía si tendría la fuerza suficiente para sujetar la cuerda. El monitor me hizo descender con un seguro de más y me tiré al vacío. Recuerdo esa mezcla de pánico, felicidad y orgullo por estar haciendo lo mismo que mis hermanos y hermanas. Una vez en el suelo, me temblaban las piernas y el corazón estaba a punto de salírseme por la boca."