Los puntos clave de la iluminación

La iluminación constante

La principal ventaja de una iluminación constante es proporcionar un rendimiento estable durante un tiempo determinado: esta duración corresponde a la autonomía anunciada para cada linterna frontal.
Así, el usuario se asegura de que la luminosidad y el alcance de la iluminación no irán decreciendo durante este intervalo de tiempo.

Para obtener una iluminación constante, las linternas frontales están equipadas con un regulador electrónico que permite mantener la luminosidad y los alcances de la iluminación iniciales, siempre que la fuente de alimentación proporcione la tensión eléctrica suficiente. Cuando la tensión es demasiado débil, la potencia luminosa disminuye hasta llegar a un nivel de iluminación mínimo. Esta iluminación de «reserva» es suficiente para acabar una operación, desplazarse o cambiar las pilas, por ejemplo.

Las linternas que no están equipadas con un dispositivo de regulación, proporcionan una iluminación muy brillante durante algunas decenas de minutos solamente. Después, la potencia de la iluminación decrece de forma progresiva hasta que se agota la fuente de alimentación eléctrica.

 

La homogeneidad del haz luminoso

 

Un haz luminoso homogéneo asegura un máximo confort visual al usuario: la iluminación es uniforme, sin punto luminoso central molesto, ni manchas o zonas de sombra.

Qualité de l'optique
Calidad de la óptica: Un haz luminoso perfectamente homogéneo sólo puede obtenerse con una óptica y una fuente luminosa de excelente calidad, junto con un diseño riguroso.

Absence de point lumineux central
Ausencia de punto luminoso central: Un punto luminoso en el centro del haz luminoso es visualmente molesto, ya que deslumbra al usuario y le obliga a orientar con precisión el punto luminoso hacia la zona que desea ver. Un haz luminoso perfectamente homogéneo permite eliminar estos defectos: no deslumbra y permite ver con precisión el conjunto de la zona iluminada.

Absence de défauts d'aspect
Ausencia de defectos de aspecto: Un haz luminoso homogéneo proporciona una iluminación sin manchas, ni anillos ni zonas de sombra. Estas irregularidades impiden ver con precisión y pueden ser molestas durante la actividad, incluso pueden provocar despistes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La forma del haz luminoso

 

La forma del haz luminoso, que emite la linterna frontal, condiciona directamente el tipo de utilización a la que está destinada.
Existen tres tipos principales de configuraciones del haz luminoso.

faisceau mixte
Haz luminoso amplio: Permite una iluminación difusa idónea para los trabajos de cerca, al alcance de la mano.

faisceau mixte
Haz luminoso mixo: Combina una parte amplia para iluminar de cerca y una parte focalizada que permite iluminar a gran distancia.

faisceau mixte
Haz luminoso focalizado: Concentra la luz para iluminar a gran distancia y dirigirlo con precisión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La potencia de la iluminación

Cada linterna frontal proporciona una potencia de iluminación adaptada a una utilización precisa.
La potencia de iluminación va relacionada con el tipo de haz luminoso: una linterna frontal diseñada para iluminar de cerca generalmente proporciona un haz luminoso amplio y una potencia de iluminación moderada. Y a la inversa, una linterna diseñada para iluminar a gran distancia proporciona un haz luminoso focalizado y va asociado a una potencia de iluminación alta.
 

 

 

Los modos de iluminación

En la mayoría de los casos, las linternas frontales disponen de varios modos de iluminación que permiten al usuario adaptar el flujo luminoso, o la forma del haz luminoso, en función de sus necesidades. Estos modos de iluminación también permiten al usuario privilegiar la potencia de iluminación o la necesidad de autonomía.